Xena, la Princesa Guerrera

Xena podía ser guerrera, pero desde luego no era princesa. No teniendo en cuenta que sus padres eran dos señores corrientes y molientes de una aldea de la falsa antigua grecia donde la gente viste como en el medievo y sabe kung fu. Xena pasó su adolescencia como una chica más, hasta que decidió crear una milicia para combatir a un Señor de la Guerra que andaba molestando en su pueblo. Y entonces… ¡zas! Se hizo mala y se puso a asesinar como una posesa hasta que llegó Hércules y la redimió. Ahora era Xena, la protectora de los débiles, con su spin-off propio, su novia rubia y sus poderes semidivinos.

Y me en-can-ta.

sad

Si existe la perfección en forma de guerrera pateaculos, debe de ser ella.

Veamos. Tienes nueve años y estás cansado de que pongan todo el tiempo los mismos dibujos en TVE. De pronto, un día, descubres que han pasado la serie de Xena, esa de la tía con el aro, a las mañanas de verano, probablemente en busca de un público más adecuado que el de la tarde. Y te enamoras profundamente de ella. Es Lucy Sin Ley. Si en Nueva Zelanda hacen así a todas las mujeres, que me expliquen cómo hay que hacer para mudarse. Pero volvamos al tema. Es Xena, y es nuevo. Es nuevo porque es una tía que reparte hostias como panes, cuya compañera es otra tía que también reparte hostias como panes. El único tío fijo del grupo es un idiota que sirve como alivio cómico al que no dejan de patear en toda la serie. Y tiene ese encanto de las series de los noventa: esos golpes con sonido, esos efectos horribles… La música es simplemente colosal. Escucha la intro un minuto y ya la tendrás en la cabeza toda la semana.

Pero no estoy haciendo este artículo desde mi perspectiva infantil, si bien esta es la que la motiva. Cuando tenía nueve años era fan de Xena y vi un montón de capítulos desordenados que no me dejaban enterarme de las tramas. Cuando tenía diecinueve, me la bajé en VO y me la vi. Entera. Y oye, la verdad es que Xena sigue molando, pese a todos sus defectos. Y además, los actores no están nada mal si los escuchas actuar.

Xena es, como ya he dicho, una villana redimida. Ahí los guionistas tienen un filón. En todas las temporadas siempre hay alguien a quien resarcir por el pasado, siempre hay un momento para el angst. Esto es así hasta el final. No importa que al principìo de la quinta temporada se constate que Xena ya se ha redimido: el final de la sexta se aprovecha de la necesidad de redención y lo lía todo para dejar a los fans desolados con la muerte (final) de Xena. Ella siempre tendrá remordimientos por lo que hizo, y no es para menos. Cuando Xena era malvada llevaba un tocado horrible y hablaba como si le diese al orujo. Estaba liada con un huno que al final resultaba que era bueno, lo que la puteaba enormemente. Se rodeaba de gente cuya voz rasposa indicaba sin duda alguna que eran villanos, como Alti la chamana. En definitiva, era como para pasarlo mal por su malvado pasado.

Xena sabe kung fu, aunque nadie se lo enseñó. También tiene un toque de la muerte que paraliza flujos sanguíneos y percepciones nerviosas. Puede volar hasta doscientos metros hacia delante dando volteretas (se ve claramente en el capítulo de Créope) y varios hacia arriba, sin impulso. Tiene un poder seductor importante. Hay al menos tres clones suyos en el mundo. Ha muerto un total de… bueno, creo que entre dos y cinco veces. La última es final, pero sólo porque ella quiere. Xena corrompió a Lucifer. Inventó la reanimación cardiorespiratoria. Detiene flechas con la mano. Como en 300, pero una sola, fue capaz de vencer a parte del ejército persa mientras Gabrielle se pudría por culpa del veneno. Ha dado a luz a la hija de su enemiga (también redimida) que a su vez es una especie de Mesías. Emboscó a Marco Antonio. Le dio un puñetazo a César Augusto. Realmente, ¿hay algo que Xena no haga? Yo sí lo sé. Cambiarse de ropa.

El mundo de Xena es curioso. No sólo por la total anacronía y mezcla de culturas. Estamos hablando de un lugar donde no importa cuántos, siempre hay más y más villanos que entrenan con kung fu a sus secuaces para tomar una tierra que en realidad, por superpoblación, ya debe haber tomado otro. Villanos que son capaces de robar a los dioses pero darles esquinazo a estos y no a Xena.

¿Y qué me decís de las amazonas? En realidad, las amazonas no son una tribu de guerreras. Son una tribu de modelos en ropa interior que se dedican a pintarse la cara y a bailar en torno a una hoguera. Las feas son las que se sacrifican por el resto. Esto está comprobadísimo. En la sexta temporada hay una escena en la que las amazonas están siendo asediadas por cañones o algo incendiario, en una playa. Se esconden tras una piedra y Gabrielle, la reina, se dirige a la más fea de todas. “Tú, distráelos para que podamos escapar”. Y la fea, que ya está más que preparada para hacerlo en pos de la belleza y las modelos, se lanza a distraerlos y muere.

¿Y ese chakram? ¿Corta o no corta? Porque cuando Xena lo lanza a las caras ajenas, les da un golpe, no les corta. Lo puede apoyar en su dedo. Pero lo puede lanzar contra una rama de árbol para que haga como una rotaflex, o corta pescado con él. Es mágico.

Hay tantas cosas extrañas en Xena… Pero como buena serie de los noventa, se ríe de sí misma. No son pocos los capítulos de relleno o recopilatorio en los que se pone a examen la serie y se constata que es una mierda. Pero cuidado, tampoco es una mierda. No está mal hecha sin querer, sino a propósito. Las actuaciones son más que solventes y conforme se avanza en las temporadas, los efectos mejoran considerablemente para la época y el formato. La tercera temporada y la sexta tiene grandes tramas: Dahak, las Valkirias (Xena también ha sido Valkiria, por si lo dudabas). Tiene un gran capítulo musical llamado The Bittersuite, con un precioso despliegue de música y color bastante agradable. Tiene otro que es una mierda. Pero, ¡eh! El último capítulo, pese al final, es realmente grande. Creo recordar que lo grababan en 16:9 y todo.

No puedo recomendar Xena a cualquiera, porque me vais a mandar a la mierda. Pero más de diez años después, sin ser una cría, me ha gustado bastante. Me he reido con sus momentos absurdos, como cuando Xena coge un trapo mojado, lo estira sacándole el agua y le da la textura de un palo de madera (sí, esto pasaba). O cuando Xena se hace super saiyán en China gracias al sexo metafórico-volador que hace con una. Pero aun así (o gracias a esto) se disfrutan los aciertos y el humor paródico de la serie.

5 thoughts on “Xena, la Princesa Guerrera”

  1. Xena mola. Yo tambien fui de esas que amanecia a las 10 y pico para tragarme todas las series de verano, y claro, Xena entre ellas.
    Quiero verla entera, deberia ponerme un dia de estos xD

  2. hola, saludos
    me gustaria conseguir la serie completa ,, me podrian dar informacion,, de como ,, o con quien la puedo conseguir.
    gracias

  3. Lucy Lawless, la recordada Xena totalmente desnuda

    Muchos concordarán conmigo que una de las razones para ver ‘Xena, la princesa guerrera’ era ganarse con los escotes y minifaldas que usaba Lucy Lawless (la protagonista). La serie, ambientada en la antigua Grecia, nos narraba las aventuras de Xena y Gabrielle, dos grandes guerreras e inseparables amigas que luchan contra las injusticias propias de la época.

    http://perutops.com/b/lucy-lawless-la-recordada-xena-totalmente-peladita_1002045.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s