Plan oculto

Por Musrha

Me llamo Dalton Russell. Presten atención a lo que digo porque escojo las palabras cuidadosamente y no las repetiré otra vez. Les he dicho mi nombre: soy el ‘quién’. El dónde podríamos describirlo como una cárcel, pero hay una enorme diferencia entre estar en una celda diminuta y estar en la cárcel. El qué es fácil: hace poco planeé y puse en marcha la ejecución del atraco perfecto a un banco… eso incluye el cuándo. Y el por qué, aparte de la motivación económica, es así de simple: porque puedo. Lo cual nos deja sólo el cómo y, señores, he ahí la cuestión… como diría Shakespeare.

asd


Y mientras empieza a sonar ‘Chaiyya Chaiyya’ te quedas con cara poker y pensando que menudo inicio más extraño. Sin embargo, crees que tiene algo especial. Quizás sea la expresión de Clive Owen (que es la misma que se te ha quedado a ti), o quizás la forma en la que lo dice. Entonces empieza de verdad la película en la que vemos a un grupete de ladrones que van en una furgoneta de pintores, vestidos como pintores, fingiendo que son pintores… ¡pero no son pintores! ¡Son atracadores! Pero no nos chupemos las pollas todavía, porque esto está empezando. Tras tomar el control del banco, armados con AKs y cegando las cámaras con linternas de infrarrojos, obligan a todos a vestirse como ellos (una forma bastante rara de inducir una moda, creo yo), les quitan los móviles y los dividen en distintas salas.

La policía llega y tras apostarse alrededor del banco llegan los detectives Keith Frazier (Denzel Washington) y Bill Mitchell (Chiwetel Ejiofor), a los cuales les explican el percal que allí se ha armado. Tras pasar un rato Russell (Clive Owen) pide comida para ellos y para los rehenes, así que ellos les proporciona pizzas que llevan micrófonos y empiezan a escuchar una conversación en albanés. Tras flipar consiguen encontrar a alguien que sabe albanés, la cual se ríe de ellos en sus putas caras porque parece ser un discurso de un dictador albanés que lleva muerto nosecuantos años.

Por otro lado, Arthur Case (Christopher Plummer), posiblemente el viejo más rompehuevos de la película, que es fundador del banco, llama a Madeleine White (Jodie Foster), una tía que hace de todo en la película pero al final de la misma todavía no sabes en qué trabaja (aunque yo sigo opinando que te la podías llevar al huerto a partir de los 1.500 dólares.) para que le consiga una caja que hay en su banco y que no quiere que se descubra.

Durante toda la película se van sucediendo numerosos flash-forwards de ambos detectives que están interrogando a algunos de los rehenes, lo cual nos hace pensar que no pillaron a nuestro amigo el ladrón, aunque también nos presenta alguna que otra situación graciosa del estilo: ‘¿Soy sospechosa por tener las tetas grandes?’ Toda una joya.

En mi opinión casi todos los personajes hacen un buen papel (salvo quizás el dueño del banco, al cual quisiera pegar) y la ‘extraña’ estructura de la película hace que no se pierda demasiado el hilo de la historia, que para durar dos horas se hace bastante corta.

Para aquellos frikis a los que les guste Death Note probablemente les guste el tira y afloja que se llevan Frazier y Russell durante toda la película. Y a aquellos que les guste la tensión entre personajes (que es de lo que tiene esta peli) y los que piensen que no siempre el malo es tan malo y el bueno tan bueno…

¡Y recordad, hay cosas nazis! ¡Nazis de verdad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s