The Maxx – El psicodélico cuento de hadas superheroico de Sam Kieth

Aunque a veces parezca lo contrario, la Image de la década de los noventa fue algo más que los delirios sin sentido de gente como Jim Lee o Rob Liefeld tratando, sin proponérselo, matar el cómic de superhéroes. En aquella Image ya se veían los orígenes de lo que sería la editorial actualmente, un lugar en el que autores de renombre podrían publicar sus trabajos mas personales que no tenían cabida en las dos grandes. Uno de aquellos autores fue Sam Kieth, quien venía de crear junto a Nel Gaiman en DC/Vertigo la aclamadísima Sandman, serie que abandono por diferencias creativas con Gaiman. The Maxx fue el comic que publico en Image, y debo decir que es un comic bastante difícil de clasificar, que definitivamente no es para todo el mundo (yo aun no tengo claro si me ha gustado o no) Pero aunque The Maxx no sea el comic más accesible del mundo, es una de esas obras a las que vale la pena dar una oportunidad, ya que al final sus puntos fuertes destacan más que los débiles.

the-maxx-sam-kieth-imageMenos mal que no todos los cimientos de Image estaban podridos…

Dave es un vagabundo que vive en una caja de cartón en un callejón y está convencido de ser un superhéroe llamado Maxx (y como poco parece una parodia del famoso Spawn) Su única amiga en el mundo es Julie, una asistente social freelance a la que un traumático pasado la ha llevado a ayudar a los más desfavorecidos, entre ellos el viejo Dave, a quien constantemente tiene que echar una mano. Pero Dave es algo más que un simple vagabundo mal de la cabeza, tiene una doble existencia en el mágico mundo de Nunca-Nunca, donde su misión en la vida es proteger a la Reina de la Jungla, una mujer con un increíble parecido con Julie y cuyos enemigos, encabezados por el malvado Señor Ido, están empezando a manifestarse en el mundo “real”. Maxx y Julie se embarcaran en un viaje surrealista para averiguar la verdad sobre su doble vida en ambos mundos mientras tratan de escapar del Señor Ido, cuyas acciones comienzan a afectar a todos quienes les rodean y vamos descubriendo junto a ellos que todo es muchísimo más complicado de lo que parece a simple vista…

the-maxx-sam-kieth-image-dave-julieMe encanta como dibuja Kieth, pero de esa celda no debe ser muy difícil escaparse…

Es difícil no leer esta especie de cuento de hadas que es The Maxx y no sentir la influencia de Sandman en este cómic, así como tampoco cuesta mucho imaginar cual fue uno de los motivos de discrepancia entre Keith y Gaiman cuando vemos a esos  adolescentes embobados con una muerte muy maja (cuando la muerte es dura, fría y fea, en palabras del propio Kieth) que resulta terriblemente familiar… Pero los detalles no se detienen ahí, la existencia en distintos planos de realidad al mismo tiempo, el poder de la imaginación y los sueños y lo mucho que se parecen muchas de las ideas básicas de The Maxx al arco argumental “Un juego de ti” de Sandman, hace que resulte tentador pensar que Kieth volcó aquí todas aquellas ideas que tenia para Sandman y que no encajaban con la visión que tenia Neil Gaiman de la historia. El problema es que pese a que The Maxx tiene algunas ideas muy buenas y muy bien desarrolladas, no siempre llega todo a buen término.

the-maxx-sam-kieth-image-death-gaiman-sandmanEsta claro que con este tema Kieth y Gaiman no tuvieron forma de ponerse de acuerdo

Y es que aquí esta uno de los principales problemas de The Maxx, aproximadamente hacia la mitad de la serie, Sam Kieth parece “perder el control” de la criatura y la historia comienza a dar tumbos, Maxx y Julie pierden el protagonismo, las personalidades de varios personajes dan un giro de ciento ochenta grados porque si y todo desemboca en un anti climático final que no acaba de estar a la altura del buen comienzo de la serie. El otro gran problema que le he encontrado a la serie es que parece que no hay un solo personaje en toda la serie que no tenga un trauma de la infancia, la mayoría de ellos relacionado con el sexo ¿En serio era necesario que eso le sucediese a todos y cada uno de los personajes? ¿No había otra forma de caracterizarles que esta? Viendo esto, casi se podría decir que con Sam Kieth estamos ante un caso parecido al de Jack Kirby, ambos dotados de una imaginación y un talento innegables, pero en ocasiones necesitados de un guionista que les “domestique” un poco para no salirse de madre. Quizás a Kieth le hubiese hecho falta que William Mesner-Loebs (un grandísimo escritor al que no se valora lo suficiente) hubiese hecho algo más que encargarse de los diálogos de la serie, que como ya se vio en su colaboración en Epicuro el Sabio, estos dos juntos son capaces de cosas muy grandes.

the-maxx-sam-kieth-image-dave-julie2Si, el cómic tiene sus problemillas, pero aunque solo sea por disfrutar del trabajo de Kieth vale la pena.

Pero como decía más arriba, en The Maxx lo bueno supera a lo malo, y aunque es una lástima que no sea una obra tan redonda como tendría que haber sido, solo por el derroche de imaginación que Sam Kieth vuelca en sus páginas y su habilidad para plasmar los escenarios y personajes más irreales que uno pueda esperar, hacen que valga la pena darle una oportunidad a este comic.

6 comentarios en “The Maxx – El psicodélico cuento de hadas superheroico de Sam Kieth”

  1. Es que en realidad es como bien tu dices, estas son parte de las ideas de Kieth para Sandman depositadas en The Maxx, porque a diferencia de Gaiman, este ultimo es mucho mas accesible para cualquier lector, Kieth es mucho mas raro, y es de esos autores de los que si no le coges cariño a sus personajes desde el principio te puede costar bastante seguir el ritmo de la historia, es aun autor que se va haciendo mas raro con el tiempo.

    Siendo de mis series favoritas siempre vi innecesario mucho de sus números, que de haberse quedado en menos entregas la serie hubiera sido del todo redonda, pero Kieth vio siempre necesario contar absolutamente todo de sus personajes, de muchos que no lo necesitaban incluso. Pero es muy buena serie, y Kieth muy valiente al sacar un producto así dentro de una editorial donde todo se lo jugaban autores nefastos que solo nos daban pistolones enormes y tipos con músculos como piedras.

    Para los que no lo sepan, la serie tuvo cierto éxito que no mucho después del lanzamiento de sus primeros números la MTV se atrevió a adaptar el primer arco argumental de la serie en una miniserie de no mas de 10 minutos por capítulo muy recomendable y con ese cierto gustillo de lo que el canal era años atrás antes de ser invadido por basura. https://www.youtube.com/watch?v=CGw0-gLZaMA

    1. Sandman es más accesible que Maxx, sobre todo porque Maxx tiene un síndrome de Spawn que tira patrás “tengo los personajes, tengo un escenario y ya no sé que hacer”. Maxx era una marcianada y llamaba la atención, y el hecho de tener a Messner Loebs echando un cable en los guiones fijo que ayudó bastante. La lástima es que los 20 o 30 números de The Maxx no fueran 20 o 30 números de Epicuro…

      1. Lo de la Marcha de Mesner-Loebs se nota una barbaridad, y no me hagas pensar en una serie regular de Epicuro que me dan ganas de llorar…

      2. Acabo de darme cuenta de que nunca hemos hablado de Epicuro el sabio por aquí… me siento sucio…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s