Un niño de catorce años guionizando la Legión de Superhéroes: Un coloso llamado Jim Shooter (V)

Jim Shooter cuenta que su primer viaje a Nueva York fue en Junio de 1966, y como tuvo que ir acompañado de su madre porque sus 14 años de edad no le permitían viajar solo. Mort Weisinger, siempre preocupado por los cotilleos propios y ajenos, se aseguró de que su nueva inversión no le pusiera en ridículo ante sus propios trabajadores y fue a recogerle en persona al hotel donde se alojaba Jim, asegurándose de que el chaval estuviera bien vestido y llevara la corbata que DC exigía llevar a todos sus trabajadores. Y es que si la Marvel de aquellos tiempos promocionaba su Bullpen como un lugar mágico donde los autores de los cómics jugaban alegremente con todo tipo de gadgets kirbyanos, las oficinas de DC eran terriblemente serias. Serias como una aseguradora o un ministerio de hacienda, con oficinistas de camisa blanca y corbata trabajando en el más absoluto silencio. Pero cuando esos oficinistas eran gente como Carmine Infantino, el trabajo que producían no consistía precisamente en rellenar hojas de cálculo…

DC offices 1960 Kupperberg KleinPlano de las oficinas de DC en los 60, según Alan Kupperberg y Todd Klein. La oficina es clavadita a la de Mad Men.

Si en el último post nos fijábamos en el trabajo de Edmond Hamilton y Curt Swan en Adventure Cómics, hoy nos toca echarle un vistazo a Adventure Comics 346, el primer trabajo de Jim Shooter para DC junto al Action Comics 339 (que ya repasaremos la semana que viene). Shooter en aquel momento tiene más intención que capacidad para hacer mejores cómics que sus antecesores, y que su mentor principal sea Mort Weisinger no ayudaría precisamente. El editor tiene más de veinticinco años en el mundo de los cómics, a los cuales se le tenía que sumar otros diez de editar revistas pulp, con lo que no se podía negar que no fuera un experto con conocimientos de sobra como para formar a cualquier profesional, el problema estaba en que Weisinger -dejando de lado su ya comentado sistema tiránico de gestión de empleados- tenía un rigidísimo sistema de reglas para la elaboración de sus cómics,  a lo cual había que sumar el que era el propio Weisinger el que en la mayor parte de las ocasiones ideaba el argumento para cada ejemplar. La formación profesional de Shooter se verá pues sometida a estas normas, pero el chaval seguirá tratando de “corregir” lo que veía mal en los cómics de la editorial.

Adventure Comics 346 Shooter 1stEs irónico que el primer cómic de Shooter girara sobre una traición y que su despedida de DC fuera vista por Weisinger como otra traición.

Adventure Comics 346 intenta empezar fuerte, avisándonos de que va a haber una gran traición en el grupo. Acto seguido mandan al cuerno toda la tensión que produce esa portada contándonos que Cosmic Boy llega tarde a una reunión de la Legión y salva a un obrero que se ha caido del andamio, sin que todo esto tenga la menor importancia o consecuencia, como que el legionario llegue tarde o algo parecido, no. Un par de páginas rellenadas para aburrirnos un poco y rematarnos con el sopor absoluto de otro de esos castings de la Legión que tanto le gustaban a Mort Weisinger. Sin embargo, en esta ocasión los miembros no son todo personajes creados ex profeso para burlarse de ellos -esto era como lo de las mujeres en la nevera de Gail Simone, debería llamarse superhéroes en la nevera o algo así- si no que todos ellos son aceptados y, lo que es peor, son miembros de la Legión tan importantes como Ferro Lad, Karate Kid, Princesa Proyecta o… ¿Nemesis Kid? Vale, tened en cuenta que esto es 1966 y nadie sabe sobre el futuro de los personajes, pero… Nemesis Kid es como llamarse Reverse Kid, Dark Kid, Evil Genius Kid o, que sé yo, Enculaniñas Kid. Y encima, el mamón de Nemesis Kid va de verde. De verde.

Nemesis Kid Doctor Doom Doctor Octopus¡Nadie desconfiaría de un personaje de cómic vestido de verde!

Pues como decía, todos los miembros son aceptados y toda la Legión se da palmaditas en la espalda, encantados todos ellos de conocerse y tal. Pero entonces Superboy pasa al siguiente punto de la reunión del día, se apagan las luces y se proyecta un film de… Sí, ya sé que una proyección cinematográfica suena anacrónico casi hasta hoy en día, pero recordad que esto es un cómic de los años sesenta escrita por un crío de 14 años. Vete a saber, ¡lo mismo la Legión esta formada por hipsters que les va lo “vintage”! Pero vamos a lo que vamos, la película muestra un nuevo planeta que puede amenazar a los Planetas Unidos -United Planets, ¿lo pillais? En aquellos tiempos se creía que la ONU funcionaría…- y que, no sé si os sonará, está habitado por una raza llamada Khund. Los Khund, para entendernos, son mongoles espaciales que lo arrasan todo y tienen hasta pinta de Gengis Khan, con diferencia de que los Khund se han pasado siglos encerrados en su planeta desarrollando su tecnología en vez de salir en cuanto pudieran a conquistar el planeta de los Chinods y aterrorizar los sistemas de los Uropeos del este.

KhundsPues para mí que este se parece más a Dan DiDio que a Genghis Khan, ¿eh?

Fíjate si son mala sombra los Khunds estos -y educados- que han manipulado la película espía que estaba viendo la Legión para introducir en ellas un mensaje en el que les avisan de que en una hora van a conquistar la tierra. Y que tenga cuidado Superboy, que tienen armas de kriptonita y no se andan con tonterías. Acto seguido y tras acabar la grabación, Gengis Khund se vanagloria de haber infiltrado un traidor en la Legión que va a sabotear todo lo que hagan, ¡jo jo jo!. Yo la última vez que leí algo sobre las hordas de Genghis Kahn no eran tan educadas como para llamarte y avisarte de a que hora iban a matarte y esclavizar a toda tu familia, pero ya se sabe que el arte de la guerra del siglo XXX debe de ser bastante más civilizado. Que supongo yo que el traidor también informará a los Khunds de la hora a la que los legionarios han visto la película, más que nada para que lleguen justo una hora después de la forma más puntual posible. Yo no se vosotros, pero estos khunds son tan educados que me dan ganas de lanzarme a la calle a rendir pleitesía a nuestros nuevos amos…

Adventure Comics 346 Shooter Superboy Legion¿Os he dicho que este cómic lo abocetó el mismo Shooter? El chaval no sabía como hacer guiones, asi que directamente los iba dibujando a la vez que los escribía, con los que Curt Swan y George Klein lo arreglaron como pudieron.

Pero tranquilos, Superboy tiene un plan secreto: tres electrotorres que defenderán a la Tierra de cualquier invasión. Suspicaz como es el chaval, decide enviar a los legionarios a protegerlas de cualquier sabotaje, que lo mismo los Khund no son tan amables y tienen infiltrado algún espía vestido de verde. Asi que ya tenemos a Karate Kid, Phantom Girl y Cosmic Boy en una torre en Alaska, supuestamente defendiéndola de cualquier cosa que pueda pasar. En esto que de repente hay una explosión muy grande muy arriba y Cosmic Boy se larga a investigarlo, mientras Phantom Lady ve una nave a punto de estrellarse y se va a echar una mano en lo que pueda mientras Karate Kid se queda solo y… Es noqueado por no se sabe quien y la torre es destruida. Buena forma de estrenarte, chaval, a menos que las sospechas de Phantom Girl sean ciertas y el traidor sea el mismísimo Daniel Sa… Digo… ¡Karate Kid! ¡Mira que me prometí a mi mismo no hacer esa mierda de chiste! El cómic acaba con Phantom Lady convencida de que Karate Kid es el traidor, pero sin que se llegue a atrever a acusarlo directamente porque hay que meter tres o cuatro páginas de anuncios y hay que contar algo el mes que viene.

aventure comics 346 Karate Kid Pricesa Proyecta Princes ProjectraUna cosa tengo muy clara, esta serie necesitaba a Dave Cockrum como el respirar.

Hay que decirlo, el estreno profesional de Jim Shooter es impresionante para un chaval de su edad. Este cómic presenta cuatro personajes que serán habituales en la serie durante los siguientes 50 años, y que son actores principales de algunas de las historias más recordadas del grupo. Weisinger supo ver el soplo de aire fresco que suponía Shooter en la serie y, al margen de que fuera una oportunidad para el viejo déspota  para explotar al niño o de transformarlo en un “heredero” a su medida, la decisión de entrada parecía muy acertada. Se le nota la novatez en escenas absurdas o intrascendentes, errores que Hamilton no habría cometido, pero si se veía una clara intención de modernizar -marvelizar- la serie. Lo más lamentable de todo esto es que estoy seguro de que escritores como el ya mencionado Hamilton o Binder podrían haber llevado a cabo ese mismo trabajo, si no fuera porque estaban sometidos a los mandamientos de Weisinger. Pero no era el estilo del editor el permitir brillar a sus subordinados, y estaba claro que a Jim Shooter se lo iba a permitir brillar sólo porque era su creación, porque cualquier éxito del niño sería un éxito de su gestión y su buen ojo para encontrar talento.

Action Comics 339Y la semana que viene tenemos el primer encargo de Weisinger a Shooter: Supergirl.

1 comentario en “Un niño de catorce años guionizando la Legión de Superhéroes: Un coloso llamado Jim Shooter (V)”

  1. Cada vez que veo cualquier cosa de la Legión clásica siempre acabo pensando lo mismo, que bien les sento Dave Cockrum a sus uniformes xd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s