El Profesor Xavier en Giant-Size X-Men #1 (I) : Las locas aventuras de un señor calvo dando la vuelta al mundo

Hoy vamos a ser cabrones, que sé que es lo que os gusta. Pero no vamos a ser cabrones deseándole la calvicie a Jim Lee o que a Dan DiDio se le caiga el bigote, no, vamos a ser cabrones haciéndonos daño donde más nos duele. Vamos a meternos con un cómic que nos gusta, un cómic de esos que tenemos elevados a los altares y que para nosotros supone el origen de una de las mejores series de nuestros queridos 80. Hablamos de una pieza clave de la historia del cómic, el santo grial del cómic de mutantes: Giant-Size X-Men nº1.

giant_size_x-men_len_wein_dave_cockrumY que a lo largo de los años ha sido retconeado varias veces y de la peor manera, pero así es la vida de los mutantes…

La historia de este cómic ya la conocéis; X-Men había sido el primer gran fracaso de Lee y Kirby a este lado de Hulk, y ni siquiera el buen hacer de Roy Thomas y Neal Adams habían conseguido salvar la serie de su cancelación en su número 66. Por una cuestión de orgullo o porque el fracaso no debía de ser tan grande, la serie siguió publicandose a base de reeditar números antiguos, con lo que hacia mediados de los años 70 había alcanzado ya el número 94. Para entonces, Len Wein decidió poner fin a aquel desaguisado reclutando el talento del gran Dave Cockrum para que le diseñara un nuevo equipo de mutantes, dándole a la serie un completo lavado de cara como nunca se había visto en Marvel desde los tiempos en los que Los Vengadores perdieron a  casi todos sus miembros y fueron sustituidos por villanos reformados.

Giant-Size X-men reclutando a rondador nightcrawler 1Alemanes con una estaca en la mano y tratando de matar al monstruo, el pan nuestro de cada día en la Selva Negra.

La premisa del cómic era sencilla; la Patrulla X original había sido raptada por un villano y su mentor, Charles Xavier, se veía obligado a reclutar un nuevo equipo de mutantes para hacerse cargo de la situación. Resulta que recientemente alguien me llamó la atención sobre lo absurdo de ese reclutamiento, con Xavier utilizando en algunos casos las razones más peregrinas para ello,  así que vamos a repasarlo a ver que sacamos en claro…

Giant-Size X-men reclutando a rondador nightcrawler 2Yo repito que esto podía haber sido lo mismo Transilvania que Latveria, pero como me dicen que es Alemania tendré que creermelo…

Y empezamos con Rondador Nocturno, un personaje que Dave Cockrum ya había diseñado mucho antes de pensar en X-Men y que no dejaba de ser un favorito. La motivación de Rondador es una de las mejores; todo el mundo le odia y Xavier se ofrece a salvarlo de un linchamiento. En tres páginas el bueno de Kurt llega a la conclusión de que es mutante y de que sería buena idea ir con ese señor calvo a explorar su propio potencial, pero en ningún momento se habla de jugarse la vida contra robots gigantes de varios metros o enfrentarse a una isla viviente. Si lo piensas bien, el enfrentarte a una turba de paletos enfurecidos igual era más sencillo que aceptar la proposición de Xavier.

Giant-Size X-men reclutando a lobezno wolverineAños después se contaría que Xavier usó sus poderes para convencer a estos dos, pero… ¿seguro que sólo fue en el caso de Lobezno?

La siguiente parada del profesor está en Canadá, con Lobezno. Logan era un personaje que Len Wein ya había creado un año antes para Incredible Hulk #181, con lo que era una de las pocas caras familiares del nuevo grupo. En este caso Xavier consigue la colaboración del ejército canadiense para reclutarlo de una forma un tanto sospechosa, con sus jefes diciendo que el profesor es un “pez gordísimo” y no dando mucha más justificación. Logan acepta al momento la propuesta de convertirse en un “agente libre” a cambio de poner sus poderes “al mejor de los usos”, sin decir tampoco en este caso para qué lo quiere Xavier o en que follones lo va a meter. Al representante del ejército canadiense no le acaba de gustar el plan, con lo que Logan acaba presentando su dimisión de la forma más insubordinada posible. Y en dos páginas, Lobezno ya está en el bolsillo de Xavier.

Giant-Size X-men reclutando a bansheeSi te dices fan de X-Men y no sabes quién es Banshee, ¡te has perdido lo mejor de la serie!

Y antes de irnos a África para reclutar a Tormenta, tenemos un par de viñetas en las que Xavier le cuenta algo a Banshee que hace que el irlandés se vea plenamente convencido de que debe ponerse a sus órdenes. Son sólo dos viñetas y de momento es uno de los casos en los que Xavier se ha explicado mejor…

Giant-Size X-men reclutando a tormenta storm 1Yo quiero una serie de Tormenta ambientada en esta época, iba a hacer que Amethyst pareciera un cómic de Frank Miller…

Todo el mundo sabe que Tormenta en África estaba de maravilla, se pasaba medio en bolas y todo el mundo la trataba como una diosa. De hecho, originalmente se trató al personaje como si fuera tal, y hasta juguetearon con la idea hasta que Claremont decidió que era mejor que fuera humana y con un origen sospechosamente parecido al de Modesty Blaise. El caso es que Xavier en tres viñetas le viene a decir que de diosa no tenía nada, que su mundo era una fantasía y que la gente de fuera “le necesitaba”. La respuesta de Tormenta es mejor todavía, reconociendo que sus argumentos son “peculiares” pero que nota una profunda sinceridad en él, con lo que decide que es hora de dejar el nido. ¡Y todos los pobres africanos que se pasaban el día rezándola para que lloviera acabaron siendo presa de la sequía y los señores de la guerra!

Giant-Size X-men reclutando a tormenta storm 2Mañana seguiremos estudiando las “razones de peso” de Xavier para reclutar a la nueva Patrulla X.

8 comentarios en “El Profesor Xavier en Giant-Size X-Men #1 (I) : Las locas aventuras de un señor calvo dando la vuelta al mundo”

  1. Una de las cosas más fascinantes de Rondador nocturno de Claremont en particular, pero de Marvel en general, es que no da una con el idioma, en este caso el alemán: dejemos aparte los fallos gramaticales, ¡es que la ortografía casi siempre estaba mal! Teniendo en cuenta que la mayoría de las palabras tuvo que buscarlas en un diccionario, cuesta entender como el guinoista (¿o el rotulsita?) era incapaz de escribir correctamente la palabra. De hecho en lugar de mejorar con los años fue a peor.

    1. Hoy en día no es muy complicado ponerse en contacto con un alemán o, en el peor de los casos, echar mano del traductor de Google. Pero en los años 70 entiendo que les costara más, a pesar de vivir en una de las ciudades más cosmopolitas del planeta y que probablemente el vecino del quinto tenga un abuelo alemán o algo parecido.
      En definitiva, que nos encantan estos cómics y se lo perdonamos todo.
      O casi.

      1. Ya, si por eso digo que la gramática la dejo aparte… ¿pero la ortografía? Basta con un diccionario en la mesa. No es que hubiera fallos ocasionales, es que casi nunca estaba bien, y de hecho era algo mejor en los primeros números.

      2. Pero Alex, hombre, ¿No recuerdas tu lo cansador que es buscar una palabra en un diccionario?? ¿Lo pesado que era cargar esos enormes libros? ¿Lo costoso de dar vuelta esas pesadas páginas? ¿Tener que buscar tu palabra entre tantas? Traumático, realmente traumático.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s